Enfermedades

Nefropatía diabética

La diabetes es la principal causa de insuficiencia renal en el mundo desarrollado

La diabetes, enfermedad caracterizada por un exceso de glucosa en la sangre, puede afectar a distintos órganos del cuerpo como los riñones (nefropatía diabética) o los ojos (retinopatía diabética). Un buen control de la diabetes es capaz de prevenir, retrasar o disminuir la aparición de estas y otras complicaciones propias de la enfermedad.

El mantenimiento constante de unos niveles elevados de glucosa (azúcar) en la sangre provoca una alteración en la pared de las arterias. Como consecuencia, la sangre no llega correctamente a los tejidos y esto da lugar a un trastorno en la estructura y función de distintos órganos del cuerpo.

El mecanismo por el que el exceso de glucosa afecta a las arterias es muy complejo. Por un lado, la pared de las arterias está constituida por proteínas. La glucosa tiene tendencia a fijarse a estas proteínas y este fenómeno, a la larga, puede desestructurar la pared arterial. Por otro lado, el déficit de insulina propio de la diabetes conlleva a que la transformación de la glucosa para la obtención de energía se realice a través de un tipo concreto de vía metabólica. Como consecuencia, el organismo acumula una serie de sustancias que también pueden producir alteraciones en las paredes de las arterias.

La aparición de complicaciones en una persona diabética también depende de su susceptibilidad personal frente a los cambios provocados por los niveles elevados de glucosa.

La diabetes es la principal causa de insuficiencia renal en el mundo desarrollado y representa aproximadamente un 35-40% de los nuevos casos de insuficiencia renal cada año. Cabe saber que:

- Es frecuente el desarrollo de fases iniciales de nefropatía diabética

A lo largo de la vida, alrededor de un 50% de las personas con diabetes tipo 1 desarrolla microalbuminuria – presencia de la proteína albúmina en la orina, lo que es un indicador de deterioro de la función renal.


- Aproximadamente el 20% de las personas con diabetes tipo 1 desarrollan insuficiencia renal.

En personas de raza caucásica con diabetes tipo 2, entre el 5 y el 10% llega a desarrollar una insuficiencia renal crónica de fase terminal (IRCT), mientras que entre los no caucásicos la proporción es aún mayor.

A insuficiencia renal diabética es la causa más común de ingreso en programas de sustitución renal, diálisis o trasplante, en la mayoría de los países del mundo.
En España alrededor de un tercio de las personas con insuficiencia renal crónica terminal padece diabetes. Se estima que esta población crecerá a un ritmo anual del 8%.


- Hasta un 40% de los nuevos casos de IRCT pueden atribuirse a la diabetes.

El riesgo de IRCT es 12 veces superior en las personas con diabetes tipo 1 en comparación con los que padecen diabetes tipo 2.

- Existen dos opciones de tratamiento cuando fallan los riñones.

La diálisis - diálisis peritoneal o hemodiálisis – y el trasplante de riñón. Los costes de ambos tratamientos son elevados. Se estima que la diabetes representa entre un 5 y un 10% del presupuesto nacional sanitario en los países occidentales desarrollados.


- La insuficiencia renal diabética se desarrolla tan lentamente que puede no dar síntomas durante muchos años.

La mejor manera de detectar el problema es el análisis de orina en busca de proteínas, que normalmente no deberían estar presentes, como la albúmina. Es recomendable que toda persona con diabetes se someta cada año a un análisis de orina en busca de albuminuria.


- Un estrecho control del nivel de glucosa en sangre reduce el riesgo de microalbuminuria, y por tanto de futura insuficiencia renal crónica terminal hasta en un 35%.

Existen pruebas concluyentes de que unos buenos niveles de glucosa en sangre pueden reducir de modo importante el riesgo de desarrollar complicaciones y frenar su progresión en todos los tipos de diabetes.

El control de la hipertensión arterial y los elevados niveles de grasas en la sangre (hiperlipidemia) es también muy importante.

/>
Imprimir el artículo