Noticias

Anunciados resultados positivos de un nuevo fármaco contra el cáncer

El nuevo fármaco basado en la potenciación del sistema inmunitario, ha dado resultados esperanzadores en enfermos en fase avanzada de diversos tipos de tumores

Durante décadas, los científicos habían buscado en vano la forma de potenciar el sistema inmunitario para combatir el cáncer. Un artículo publicado online esta semana en la New England Journal of Medicine anuncia resultados esperanzadores de un nuevo fármaco contra el cáncer.

En un estudio publicado el sábado pasado en la web de la New England Journal of Medicine, investigadores de diversos centros médicos estadounidenses, afirman haber conseguido reducir de forma significativa cánceres en fase avanzada de varios tipos, entre ellos de piel, pulmón o riñón. Las nuevas medicinas potenciarían el sistema inmunitario para que identifique las células cancerosas como “enemigas” y las ataque. El nuevo fármaco se basaría en el bloqueo de la vía PD-1, (“Programmed Death, “Muerte Programada”-1). La vía PD-1 sería el mecanismo empleado por las células cancerígenas para “anular” el sistema inmunitario. Los PD-1 son receptores que se sitúan sobre la superficie de las células del sistema inmunitario cuando éstas “se activan” cuando se produce una invasión externa. No obstante, ciertas células tumorales tienen proteínas que enlazan con los receptores PD-1, anulando el sistema inmunitario e impidiendo que las células del sistema inmunitario cumplan su función. La nueva terapia anti-PD-1 bloquearía el proceso que inhibe el sistema inmunitario, permitiendo así al organismo “rechazar” al tumor.

No obstante, los investigadores todavía deben resolver un problema crucial: cómo potenciar las defensas del organismo sin dañar las células sanas. Así, el nuevo medicamento tiene graves efectos secundarios; varios pacientes sometidos a esta terapia experimental fallecieron debido a que el sistema inmunitario atacó tanto a las células sanas como a las cancerígenas; sólo una minoría de los cerca de 500 pacientes en fase terminal sometidos a esta nueva terapia se benefició. Aún así, los investigadores encontraron esperanzadores estos resultados, pues el medicamento fue efectivo en fases muy avanzadas de la enfermedad; existen muy pocas medicaciones realmente efectivas contra el cáncer terminal.

Nuevos avances

El año pasado se aprobó también el uso clínico de Ipiliumab para el tratamiento del melanoma; también está en fase clínica de ensayos su empleo contra el cáncer de pulmón de células no pequeñas y el cáncer de próstata metastático. Ipiliumab es un fármaco que también refuerza el sistema inmunitario, y ha sorprendido a los investigadores, pues más de un 20% de pacientes tratados con éste han sobrevivido a largo plazo a una enfermedad que hasta ahora era fatal en cuestión de meses.

Durante los últimos años también se ha avanzado por otras vías, como por ejemplo los fármacos que atacan las mutaciones genéticas subyacentes que alimentan el crecimiento del tumor, como por ejemplo Vemurafenib; también se están desarrollando nuevos medicamentos como el Trastuzumab, para administrar la quimioterapia de forma más efectiva y precisa, sin menos “daños colaterales”. Los oncólogos plantean usar algunos de estos tratamientos de forma combinada. Así, aumentando las defensas del sistema inmunitario podría permitir tratar una amplia gama de cánceres con resultados a largo plazo.

Al igual que ocurre con las enfermedades infecciosas, el sistema inmunitario “tiene memoria” por lo que las nuevas terapias pudieran permitirnos en un futuro desarrollar una vacuna contra el cáncer, comenta la Dra. Topalian de la Universidad John Hopkins, coordinadora del estudio.
Imprimir el artículo