Noticias

La OMS clasifica al humo de diesel como sustancia carcinogénica de nivel 1

En su última revisión, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, organismo perteneciente a la OMS, sitúa al humo de los motores diesel entre las sustancias carcinogénicas de nivel 1, el mismo grupo en el que estarían el amianto o el formaldehido

Desde hace años, numerosos estudios vienen asociando el humo de diesel con el cáncer. Como ya comentamos en nuestro artículo del 13 de abril de 2012, un estudio publicado en la revista norteamericana JNCI (Revista del Instituto Nacional de Cáncer) afirmaba que los mineros que trabajan en minas bajo tierra y por tanto inhalan una cantidad de humo de diesel unas siete veces superior a la cantidad media inhalada por la población, tienen cinco veces más posibilidades de desarrollar cáncer de pulmón.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency for Cancer Research, IACR) ha preparado una revisión de la lista de sustancias carcinogénicas que aparecerá publicada el viernes próximo en la revista The Lancet Oncology. La IARC sitúa al humo de diesel en el nivel más alto de las sustancias carcinogénicas, al nivel 1, el mismo que el amianto, el benceno o la radiación solar excesiva.

El humo de diesel había estado en el nivel 2A (posible carcinógeno) desde 1988. El nivel 1 corresponde a las sustancias que causan cáncer de forma segura en las personas que se ven expuestas de forma continuada a ellas. Los expertos de la IARC también señalan que existen “evidencias limitadas” de que el humo emitido por los motores diesel aumenta el riesgo de padecer cáncer de vejiga.

Por otro lado, como también ocurre con la mayoría de elementos carcinogénicos, se ignora a partir de qué nivel es peligrosa la exposición a estos: también influyen otros factores genéticos y ambientales, hábitos de vida, dieta, estrés, etc.

Asimismo, toda la población está expuesta al humo de los motores diesel, en especial en las grandes ciudades: en ciudades europeas como Barcelona, cerca de un 70% del parque móvil funciona como motores diesel. Estos coches emiten menos CO2 y consumen menos combustible, pero emiten más partículas contaminantes. Pero los coches no son el único problema: la población, señala la IARC, se halla también expuesta a las emisiones de motores diesel de barcos, trenes o generadores.

El informe de la IARC da nuevos argumentos a los partidarios de endurecer los límites de velocidad y las restricciones de tráfico en las ciudades. Según los expertos, el riesgo depende de la exposición: cuanto mayor es esta, mayor riesgo de contraer cáncer. No obstante, quieres reciben menores dosis también tienen cierto riesgo, por lo que los gobiernos deberían tomar medidas para limitar el uso de los motores diesel.

Imprimir el artículo