Noticias

Descubren dos genes asociados a un mayor riesgo de diabetes e insuficiencia renal

La insuficiencia renal es una complicación bastante frecuente en enfermos de diabetes; también está asociada a un mayor riesgo de ataque cardíaco. En todo el mundo, la nefropatía diabética se ha convertido en la primera causa de fallo renal asociado a diálisis o trasplante

La nefropatía diabética
La incidencia de diabetes ha alcanzado dimensiones de pandemia global; ha llegado a convertirse en un problema de salud pública de gran importancia en todo el mundo. La nefropatía diabética o enfermedad renal diabética es la complicación a largo plazo más común en enfermos de diabetes y está asociada a la mayor mortalidad de los enfermos de diabetes tipo 1.

Hasta ahora, los científicos y profesionales sanitarios eran conscientes de que algunos pacientes de diabetes desarrollan insuficiencia renal, y otros no; se sabía también que los familiares de una persona con nefropatía diabética tienen mayores posibilidades de desarrollar la enfermedad, pero no el porqué.

El “Consorcio GENIE” (GEnetics of Nephropathy-an International Effort) está formado por investigadores de diversas universidades de todo el mundo. Está encabezado por investigadores de las Universidades de Dublín (Irlanda) Belfast (Reino Unido) Harvard (EE.UU) y Helsinki (Finlandia), y ha llevado el mayor estudio de la complicación renal por diabetes llevado a cabo hasta ahora. Para ello, los investigadores reclutaron a un total de 4.750 pacientes con enfermedad renal por diabetes y a 7.000 enfermos de diabetes que no habían desarrollado aún enfermedad renal. Los investigadores analizaron más de dos millones de biomarcadores de ADN por persona, viendo que las modificaciones genéticas asociadas a dos genes (AFF3 y ERBB4) aumentaban el riesgo de enfermedad renal asociada a la diabetes. Las conclusiones del estudio han sido publicadas recientemente en PLoS Genetics.

Uno de los responsables del estudio, el profesor Maxwell de la Queen’s University de Belfast comentó: “Los fármacos disponibles en la actualidad no pueden curar el fallo renal, pero pueden ralentizar su progresión. Si pudiéramos saber qué pacientes corren mayor riesgo de complicaciones renales podría ser de ayuda para el tratamiento de su diabetes”. Por  su parte, la profesora Catherine Godson, de la Universidad de Dublin, comentó que “estos nuevos descubrimientos son de gran importancia, pues podrían ayudar al desarrollo de nuevos y efectivos tratamientos”.
Imprimir el artículo