Noticias

Asocian consumo de bebidas edulcoradas con un mayor riesgo de piedras renales

Los nefrólogos aconsejan beber líquidos con frecuencia para prevenir la aparición de piedras en el riñón. No obstante, según informa un artículo publicado esta semana, no todos los líquidos son buenos para prevenir los cálculos renales.

Estudios anteriores habían relacionado el consumo de bebidas azucaradas con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 a medio y largo plazo. Ahora, un nuevo estudio publicado esta semana en Clinical Journal of the American Society of Nephrology (CJASN) relaciona el consumo de refrescos edulcorados con azúcar con un mayor riesgo de formación de cálculos renales. Tras examinar datos extraídos de tres estudios en los que han participado más de 190.000 personas durante cerca de ocho años, los investigadores llegaron a la conclusión de que aquellos que consumían un vaso o más de refresco edulcorado con azúcar al día tenía 23% más posibilidades de desarrollar piedras en el riñón en comparación con las personas que consumían menos de un vaso por semana. También llegaron a la conclusión de que algunas bebidas como el café, el té o el zumo de naranja están asociados a un menor riesgo de formación de cálculos renales.

Según uno de los autores principales del estudio, el Dr. Pietro Manuel Ferraro, de la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Roma (Italia), “aunque el consumo de líquidos de todo tipo reduce el riesgo de formación de cálculos, esta información será de utilidad para la profesionales médicos con vistas a implementar estrategias para reducir la formación de cálculos en los pacientes”.

Los cálculos renales
Un cálculo renal o litiasis renal es un elemento duro (“piedra”) que se forma en el riñón a partir de sustancias contenidas en la orina. El principal factor de riesgo para la formación de un cálculo renal es no beber suficiente agua. La piedra puede quedarse en el riñón o desprenderse e ir bajando por el tracto urinario, lo que produce dolor en función del tamaño del cálculo. También pueden quedarse atascados en uréter, vejiga o uretra, provocando dolor agudo (cólico nefrítico) o dificultad para orinar (disuria). La presencia de sangre en la orina (hematuria) suele ser un síntoma indicativo de la presencia de un cálculo en el tracto urinario.

La litiasis renal es un trastorno bastante común. Algunos tienen un factor hereditario y pueden estar formados por diversos componentes (calcio, cistina, estruvita, ácido úrico) aunque los más frecuentes son los de calcio, que ocurren con más frecuencia en hombres jóvenes (20-30 años de edad). En los cálculos de calcio, este elemento se combina con oxalato (presente en ciertos alimentos), fosfato o carbonato para formar la piedra renal. En el caso de los cálculos de ácido úrico, otras sustancias que pueden contribuir a la formación de cálculos son ciertos medicamentos (aciclovir, indinavir, triamtereno), los tratamientos de quimioterapia o patologías como la gota.

Para prevenir la formación de cálculos renales es conveniente beber agua abundante y restringir el consumo de carnes y de alimentos ricos en oxalatos como el chocolate o las espinacas.
Imprimir el artículo