Noticias

Investigadores del CNIO secuencian el exoma del cáncer de vejiga no filtrante

Investigadores del Centro Nacional de Investigación Oncologica (CNIO) con sede en Madrid, han publicado la secuencia completa del exoma del cáncer de vejiga no filtrante. La tasa de incidencia de este tipo de cáncer en nuestro país es una de las más altas del mundo, con 11.200 nuevos casos cada año. También han hecho una aportación importante a esta investigación el Centro Nacional de Análisis Genómico (CNAG) y el servicio de Urología del Hospital del Mar de Barcelona, además de diversos centros médicos y universidades.

El cáncer de vejiga.
El cáncer de vejiga es uno de los más comunes, en especial en España, donde se detectan 11.200 nuevos casos cada año. La mayoría tiene buen pronóstico (la supervivencia media a los cinco años es del 70-80%) y tampoco se infiltran al músculo de la vejiga (80% de casos) lo cual aumenta las posibilidades de tratarlo con éxito. Por otra parte, un alto porcentaje de tumores vuelven a aparecer, por lo que los enfermos de cáncer de vejiga necesitan de monitorización periódica que afecta la calidad de vida del paciente, además de suponer un importante gasto para la sanidad pública.

Científicos del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas Carlos III) han completado la primera secuenciación del exoma del cáncer de vejiga no filtrante, el tipo de cáncer de vejiga más frecuente y el que tiene un mayor índice de recurrencia. Los datos, publicados esta semana en la revista Nature Genetics, revelan nuevas vías genéticas asociadas a la enfermedad además de genes no descritos hasta ahora. Estos datos podrían ser de vital importancia para comprender el origen y evolución de este tipo de tumor, pues es poco lo que sabemos acerca de la biología del cáncer de vejiga: el exoma de este tipo de tumor nos podría ayudar a clasificar pacientes, a predecir de forma más precisa el riesgo de recaídas e incluso a prevenir la enfermedad.

El gen STAG2.
Alteraciones en el gen STAG2 había sido asociado al cáncer hace apenas dos años. El artículo también ha revelado que, contrariamente a lo que se creía, los tumores con una alteración en el gen STAG2 frecuentemente carecen de cambios en el número de cromosomas, lo cual indicaría que este gen participa en cáncer de vejiga por medio de mecanismos diferentes a los de la separación de cromosomas. Los autores también han llegado a la conclusión, tras analizar tejido tumoral de más de 670 pacientes, de que los casos con alteraciones del gen STAG2 suelen ser aquellos con un mejor pronóstico, lo cual podría llevar a diseñar nuevas estrategias terapéuticas para ciertos subgrupos de pacientes.
Imprimir el artículo